Uncategorized

Javier de Dios López gana el XV Certamen Internacional Leopoldo Alas Mínguez

El dramaturgo Javier de Dios López (Madrid, 1966) ha ganado el XV Certamen Internacional Leopoldo Alas Mínguez (Premio LAM 2021). La Fundación SGAE y la Asociación Cultural Visible convocan anualmente este premio con el objetivo de apoyar y estimular la creación de nuevos textos teatrales que otorguen visibilidad al colectivo LGBTIQA+. El autor ha logrado el galardón con ‘Una canción italiana’, un texto emotivo y sutil sobre las relaciones de una familia (padre, madre e hijo que descubre su homosexualidad) en la España de los setenta, que supone un homenaje a todos aquellos que se atrevieron a dar un paso adelante en la Transición para dibujar un nuevo país.

 

«Que el jurado del XV Premio LAM -¡quince ediciones ya!- haya galardonado ‘Una canción italiana’ es un honor, no solo por el reconocimiento e impulso que supone para la obra, también por ser el LAM un premio tan necesario y comprometido con los derechos LGTBIQA+, que es como decir con los derechos humanos», ha dicho Javier de Dios López al anunciársele la decisión del jurado.

Presidido por Pablo Peinado (presidente de la Asociación Cultural Visible), el jurado del XV Premio LAM ha estado compuesto por las dramaturgas Paloma Pedrero y Denise Duncan, el autor Juli Disla y el ganador de la anterior edición del certamen, Javier Suárez Lema. El galardón está dotado con 4.000 euros, la publicación de la obra en la serie editorial de la Fundación SGAE y su dramatización dentro del Ciclo SGAE de Lecturas Dramatizadas. La obra ha sido escogida entre un total de 73 textos presentados a concurso, de los cuales 9 han llegado a la fase final.

El jurado ha destacado «la gran calidad del texto y los valores literarios y emocionales que contiene», su estructura circular y la banda sonora que la conforma (con canciones italianas de la década de los 60 y los 70) que «sirve para introducirnos en la atmósfera de lo que va a pasar». El texto parte de la autoficción y reconstruye las relaciones complejas entre padres, madres e hijos, pero que obliga a trabajar la imaginación del espectador «con pequeños huecos vacíos que debe hacer encajar según le parece».

En palabras de su autor, ‘Una canción italiana’ es «un viaje emocional y en doble dirección desde nuestro presente a la España de 1977, cuando el protagonista, Javier, con 12 años, descubre una sexualidad entonces castigada: faltaba un año para que la homosexualidad dejara de estar prohibida por ley, casi lo mismo que faltaba para que aprobáramos la Constitución. En aquel año convulso, Javier y sus padres, recién separados, intentan seguir adelante -diría que sin saber muy bien cómo- en una sociedad que, además de rechazar a los gays, asimilaba el matrimonio sin amor y el machismo sistemático sin pestañear, pero consideraba a los separados -sobre todo a la mujer y a los hijos- como una anomalía moral».

Las relaciones intrafamiliares (entre padres e hijos, pero también entre el matrimonio) están dibujadas con excelente maestría, abordando con luz y ningún dramatismo la relación con la madre mientras que con la figura paterna se presentan como auténticos terremotos emocionales. La música servirá como canto de esperanza hacia un futuro de reconciliación que nunca llegará.

Un Javier en la cincuentena guía al espectador en este viaje hacia la infancia, a 1977, un año convulso y de transformación social, algo alejado de la realidad polarizada que se vive hoy en el país: «Frente a las nuevas amenazas -que en el fondo son las de siempre- no podemos consentir ni un paso atrás en los derechos y las libertades que hemos conquistado y merecido», denuncia Javier Dios.

‘Una canción italiana’ se eleva como una obra defensora del derecho a la sexualidad del hijo, pero sin olvidar que también es un fuerte alegato feminista con una madre coraje para la que su libertad no está en venta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba